El pasado lunes, se celebraba un nuevo encuentro sobre educación, CCtalks, que, debido al tremendo éxito de asistencia tuvimos que realizar fuera del Colegio. En esta ocasión, contamos con el cirujano Dr. Mario Alonso Puig, experto en motivación, creatividad, comunicación, trabajo en equipo y liderazgo.

Tras la bienvenida y presentación de Yolanda Lillo, Directora del colegio, y Miguel Ángel Segarra, tutor y coordinador de 1º de Bachillerato, el Dr. Mario Alonso Puig centró su charla en la importancia que tiene la educación a la hora de hacer que el potencial de nuestros hijos se despliegue y florezca.

 

Asegura que ningún ser humano está llamado a la mediocridad. “Tengo la certeza de que no hay una persona sin un don especial”. “En todo ser humano hay potencial, en todo ser humano hay grandeza, y tenemos que crear espacios de oportunidad para que las personas puedan mostrar lo que en realidad siempre han tenido y siempre tendrán”.

La palabra educación, en el fondo, quiere decir “sacar de dentro”, es decir, “no somos cubos vacíos que hay que llenar, si no fuegos que hay que encender”. En este sentido, Mario Alonso Puig diferencia entre un profesor y un maestro: “El primero te enseña; el maestro te ayuda a descubrir tu potencial”.

Asegura que ningún ser humano está llamado a la mediocridad. “Tengo la certeza de que no hay una persona sin un don especial”. “En todo ser humano hay potencial, en todo ser humano hay grandeza, y tenemos que crear espacios de oportunidad para que las personas puedan mostrar lo que en realidad siempre han tenido y siempre tendrán”.

Recomienda también gestionar con tranquilidad la educación de nuestros hijos. “Una cosa es que como padres nos pongamos las pilas, pero otra cosa es que pensemos que depende de nosotros que a nuestros hijos les vaya bien o mal en la vida”. “No nos exijamos más de la cuenta porque los problemas que genera esa sensación de culpabilidad son terribles”. “Vuestros hijos no quieren padres perfectos; quieren padres que crean en ellos, que les valoren, que les acompañen… Por lo tanto, no busquéis esa perfección; esa tensión bloquea nuestro cerebro”.

Es cierto -asegura- que el mundo actual es VUCA (volátil, incierto, ambiguo y complejo), pero en este mundo también hay oportunidad. “Tenemos que encontrar fórmulas educativas que estén pensando no en términos de pasado sino en términos de futuro; pensando en qué habilidades tengo que desarrollar para adaptarme a un mundo que es disruptivo y completamente diferente”. “Hay que despertar y enfocar nuestra atención en ser capaces de ver un mundo de oportunidad. Resistirse al cambio, conduce al pánico”.

Asegura que ningún ser humano está llamado a la mediocridad. “Tengo la certeza de que no hay una persona sin un don especial”. “En todo ser humano hay potencial, en todo ser humano hay grandeza, y tenemos que crear espacios de oportunidad para que las personas puedan mostrar lo que en realidad siempre han tenido y siempre tendrán”.

Mario Alonso Puig contó una historia de un águila que creía ser una gallina para explicar que los seres humanos nos hemos olvidado de quiénes somos en realidad y hemos adoptado una nueva identidad que, como no se corresponde con nuestra realidad, nos deja siempre, con una sensación de vacío interior. “Nuestro mundo personal y social está lleno de «deberías», «no deberías», de «tendrías» y «no tendrías». Todas estas exigencias tienen sentido cuando uno se contempla a sí mismo como defectuoso, pero no tienen sentido cuando comprende que lo que está más allá de la identidad aparente es una esencia llena de inteligencia, grandeza… Por eso, el entrenamiento que verdaderamente ofrece resultados no es el que nos ayuda a mejorar nuestra falsa identidad, sino aquél que nos ayuda a reencontrarnos con quienes somos en realidad. “Conocernos es efectivamente el primer paso para comprendernos”.

Ha finalizado su intervención en este CCTalks del Colegio CEU San Pablo Claudio Coello formulando a los padres una serie de preguntas “que nos abren mundos”:

¿Qué puede inspirar a un ser humano a expresar lo mejor que hay en su interior independientemente del nivel de complejidad o incertidumbre al que se enfrenten? ¿Quiero con un amor incondicional a mi hijo, a mi alumno, o me aparto de ellos, me enfado con ellos o argumento con ellos cuando muestran su resistencia? Es decir, cuando ponen dificultades, muestran desinterés ante mi ayuda, no siguen mis indicaciones… ¿Creo en el potencial de mi hijo, de mi alumno, o creo que quien es le viene dado por su forma actual de ser y de estar en el mundo? ¿Valoro a mi hijo, a mi alumno? ¿Existe una comunicación empática o simplemente se hace lo que yo digo porque yo soy el que sabe y el que tiene razón?¿Ayudo a mi hijo o mi presencia es de puro cumplimiento? ¿Desafío a mi hijo, a mi alumno, o prefiero que reine la paz y el no tomar cartas en el asunto?

Asegura que ningún ser humano está llamado a la mediocridad. “Tengo la certeza de que no hay una persona sin un don especial”. “En todo ser humano hay potencial, en todo ser humano hay grandeza, y tenemos que crear espacios de oportunidad para que las personas puedan mostrar lo que en realidad siempre han tenido y siempre tendrán”.

En este sentido, explica que retar a una persona es decirle “creo en tu potencial y por lo tanto en tu capacidad para caerte y levantarte”, “una fortaleza que tenemos que desarrollar para adaptarnos al cambio disruptivo”. Los padres deben ayudar a sus hijos a desarrollar también otras tres capacidades esenciales para su adaptación al nuevo entorno: liderazgo, emprendimiento e innovación.

Concluye el doctor Alonso Puig señalando que para poder crear hay que creer. “Cuando tu decides creer en tu hijo y en tu potencial, y que a lo mejor no eres un padre y/o madre perfecto, empiezas a crear la posibilidad de que algo bueno suceda”.

Tras el CCtalks, pudimos hablar con él y nos dejó un consejo para las familias sobre cómo ayudar a nuestros hijos a sacar todo su potencial y la necesidad de formar personas en valores como hacemos en el Colegio.

Sobre los CCTalks

Los CCtalks son sesiones de diálogo del Colegio CEU San Pablo Claudio Coello en las que participan uno o varios profesionales, todos ellos con brillantes trayectorias consolidadas. En este espacio, ofrecen su experiencia y su visión de la educación, así como las habilidades y competencias necesarias para entender y transformar la sociedad.

“La educación ha cambiado. El pensamiento disruptivo, el emprendimiento, la tecnología, la inteligencia emocional o la creatividad están configurando una nueva forma de entender el aprendizaje y la formación de nuestros hijos. En el CEU queremos liderar ese cambio y por eso diseñamos este espacio de diálogo para preparar a nuestros alumnos de Bachillerato a enfrentarse a una sociedad cambiante y llena de nuevos retos”.